Corvina

La corvina es un pescado muy apreciado en aquellas regiones en las que se ha venido consumiendo tradicionalmente, sin embargo, dada su escasa pesca y el reciente inicio de su producción mediante acuicultura, es poco conocido en la mayor parte de los mercados. Los principales países que pescan esta especie son Ghana, Mauritania, Egipto y Francia. En 2012 las capturas mundiales de esta especie ascendieron a 7.351 toneladas, frente a las aproximadamente 11.354 procedentes de acuicultura en ese año.

La producción mediante acuicultura de corvina en España en 2013 ha sido de tan sólo 89 toneladas. Esta cifra se refiere a pescado finalizado y puesto en el mercado, y no a incrementos de biomasa viva. Ese dato supone una caída del 95% sobre el año anterior. Las causas de esta reducción son, por una parte comerciales, dada la complejidad de introducir cantidades relevantes un nuevo pescado en el mercado; y por otra productiva, por la indefinición del Gobierno de Canarias sobre la autorización de esta especie que se ha comprobado autóctona en las aguas de las Islas Canarias.

La producción de corvina en 2013 procede de la Comunidad Valenciana. La captura de corvina por parte de la flota de pesca española es prácticamente inexistente.